15/12/2010

 
Una expedición enviada a las montañas Himalayas por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) comprobó los dramáticos cambios que se vienen originando en el macizo de Peak Island, montaña base donde se encuentra el monte Everest -el pico más alto del mundo-.
La expedición, integrada por siete escaladores, llegó en junio a Peak Island, 6.189 metros sobre el nivel del mar en la región de Khumbu, Nepal.
“Está claro que el calentamiento global se está convirtiendo en la mayor amenaza para las zonas de montaña", declaró uno de los líderes de la expedición, Roger Payne, director de la Asociación Internacional de Deportes de Montañismo (UIAA). "La evidencia del cambio climático a nuestro alrededor son las cicatrices grandes arrancadas a los paisajes por las inundaciones repentinas, los lagos de los glaciares desbordados por el derretimiento", agregó.
Sin embargo, lo que más impactó a los expedicionarios fueron las observaciones de expertos de la zona y personas que han pasado allí toda su vida.

Tashi Janghu Sherpa, Presidente de la Asociación de Montaña de Nepal, explicó que la población local está muy afectada al ver los rápidos cambios que se vienen originando en la región. Describió que en los alrededores de la montaña había muchos pequeños estanques que ahora desaparecieron para dar paso a un gran lago de varios kilómetros de longitud.
En el camino, los expedicionarios también tuvieron la oportunidad de conversar con los monjes del famoso Monasterio Thyangboche, entre ellos el Dalai Rinpoche, quien ha vivido en la zona por más de 30 años. El monje dijo que las inundaciones son cada vez más continuas en los últimos 9 años.
Científicos del PNUMA, en colaboración con expertos del Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de la Montaña -con sede en Katmandú-, han detectado a través de los satélites 44 lagos glaciales potenciales para desbordarse en los próximos 5 años en Nepal y Buthan.
Los expedicionarios también vieron el impacto de las siembras y el turismo. Los locales hacen un gran esfuerzo para no tener que depender de la importación de alimentos. Planes de reforestación para poder tener leña están resultando indispensables para mantener los bosques sanos.

"Todo está cambiando, no se ve más el mismo baile tradicional o el canto de la generación de mis padres", dijo con cierta nostalgia Pemba Sherpa Geljen, guía de la expedición en el viaje, que ha vivido en la zona durante toda su vida. Dijo que no se puede hacer nada contra el avance de la modernidad, aunque reconoció la importancia del turismo, que "no daña las costumbres ni el paisaje", para impulsar la economía y generar empleo, ingresos y educación.
"Nosotros no podemos controlar el calentamiento global", dijo Pemba Sherpa Geljeneso. "Eso depende de los grandes países industrializados de Europa, Norteamérica y Japón", concluyó.
Fuente: http://www.analitica.com
+ Info: http://www.cambio-climatico.com/everest-el-techo-del-mundo-se-desmorona


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Noticias

Loading...