10/5/2010

Peñamayor

La nieve caida durante la semana hizo que muy a nuestro pesar tuviesemos que cambiar nuestros planes. Pensábamos atacar la última parte de la Integral de Picos, desde el Casetón de Ándara hasta el pueblo de Arenas de Cabrales, ida y vuelta pero dado que la nieve estaba a una cota de 600 metros, decidimos a últimísima hora cambiar los planes.
Aprovechamos los conocimientos que Juanchi atesora sobre la zona para lanzarnos a una ruta desde Fuensanta, pasando por les Praeres, el Pico Triguero, Peña Mayor y las Foces del río Pendón. Era la primera vez que me internaba en esta zona y todo en nuevo para mi. Añado que por circunstancias, tampoco llevábamos ninguno gps, por eso si meto la pata en la descripción, ruego perdón.
Partimos de Fuensanta, al lado de la embotelladora de agua homónima. Siguiendo el sendero de pequeño recorrido As-45 subimos por una empinada cuesta de hormigón, entre árboles y naturaleza. A los pocos metros vemos un venado que al notar nuestra presencia huye por los prados: el dia promete.
Llegamos a un cruce donde elegimos el camino de la derecha , el de la izquierda nos lleva a "Les Foces", y segimos ascendiendo, siempre sobre pista y leyendo los carteles indicadores.
Las empinadas cuestas hace que entremos pronto en calor y que la ropa de abrigo sea innecesaria. Pasamos por varias majadas y la niebla matinal le da al entorno un aspecto de cuento. Consultada la cartografía a posteriori, me indica que pasamos por El Tabléu, Faéu, hasta llegar hasta el Mayáu Pastor.
A partir de aquí dejamos el Pr As-45 y la pista va desaparenciendo dejando su lugar lugar a camino bien marcado, tanto por el paso de cientos de excursionistas como por marcas rojas pintadas en la piedras.
Poco a poco, sin mucha dificultad, llegamos a "Les Praeres".
Tomamos una pista en dirección a Anes que nos sube hacia las camperas, pastos rebosantes del agua caída estos días. La niebla está bajando y nos colocamos de nuevo ropa de abrigo. Cruzamos la campera y nos imaginamos los picos del Alto Nalón que dejamos a nuestra izquierda. Ascendemos entre prados y zonas boscosas rumbo al collado de Breza.
En Breza nos tomamos unas barritas, aire y un pequeño descanso. Aunque hay algo de niebla, se decide subir al Triguero y así lo hacemos, ya que somos muy disciplinados.
Así, tomamos rumbo oeste, para después de una corta pero exigente ascensión y cresteo, llegar al Picu Triguero.
Hace años me encontraba a los amigos en los bares o como mucho por la calle paseando. Pues ahora resulta que me los encuentro corriendo por el monte. Y es que si nos paramos a pensar, posibilidades hay bastantes.
Entre la niebla, y unos metros por debajo nuestro aparecen "los Mejido" y el amigo Seve. ¿Habrá pocas montañas en Asturias?

Allí nos hacemos unas fotacas para inmortalizar el momento y charlamos un rato.
Me imagino el paisaje que se verá un día despejado: Los Picos de Europa, Tiatordos. Retriñón, Peña Mea ... Impresionante ... debe de ser...
Nos ponemos en marcha, cada grupo por su lado, y nos vamos entre nieve, hacia nuestra próxima meta y tótem se esta sierra: El Peñamayor.
El trayecto hasta Peñamayor es muy cómodo, prueba de ello es que lo hacemos casi todo corriendo. En esta vertiente la niebla se disipa y la vista de los mil pueblos que se ven es de 270º. Guiados por el fino olfato e instinto de felino de Juanchi y en fila india nos vamos acercando a la base del pico. Es un último esfuerzo para llegar a la cumbre.
Ya tenemos hecho el desnivel. Nos encontramos muy satisfechos del día y durante un rato contemplamos la vista que hacia el norte se nos abre, y es que es en estos momentos cuando nos damos cuenta del lujo que es vivir en una región como ésta: pequeña, sin agobios demográficos, con playas, montañas, nieve, buena comida y mejor bebida.... (obsérvese el buzón de cumbre)
Una foto del grupo en la cumbre:
Nos colocamos las mochilas y a corretear monte abajo. No vamos a regresar por el mismo camino ya que en el Mayáu Pastor nos desviaremos para tomar las Foces del río Pendón.
En estos momentos me voy a permitir la licencia de obviar un episodio acaecido en el descenso y que, digamos, sirvió para relegar a Juanchi y a su singular sentido de la orientación a la cola del grupo....
Como decía, en Mayáu Pastor tomamos un desvío a la derecha para tomar de nuevo el Pr As-45 por un camino tradicional amplio, cómodo de caminar y algo dificultoso de correr sobre él debido a las piedras sueltas, que en su día era utilizado para el trasiego de hierba desde las praderas altas y que en fuerte bajada nos introducirá en Las Foces del Río Pendón.
Lo que nos espera abajo es otro mundo: Avellanos, hayas y carbayos de proporciones considerables. Agua por todas partes. Los arroyos Bomalu y Pendón vertebran este paraiso natural e impregnan el bosque de musgo, los caminos de humedad y el bosque de vida.

Como ya dije alguna vez no es mi mejor virtud ni la expresión ni la exposición de ideas. Me faltan palabras para describir la exuberancia sin caer en ridículas expresiones. Me viene a la cabeza la idea de que en algún momento del pasado, una gran parte de nuestra región podría haber sido así.
Llegamos a una caseta de muy fea fábrica, toma de agua para el abastecimiento de Nava, que nos devuelve a la realidad. Sólo nos queda correr por una senda cortada a media ladera y con las foces impresionantes a nustra derecha y abajo, que nos lleva a Los Fornos. Algo mas de pista y en un momento llegamos de nuevo a Fuensanta.
Siento mucho no poder ofrecer los datos que obtengo del gps, pero espero volver otro día, no sólo para tomar estos datos, sino para volver a disfrutar del paisaje y que no se me olvide un buen día como el de hoy.
Bibliografía: Acá, y allá

1 comentario:

  1. Como pa ponei puertes al monte eehhh¡¡¡¡ con lo grande que ye y vais a encontraros en lo alto del Trigeru,que bueno...Algo me había comentado Seve.
    Buena tirada en...Nordic Walking??
    El tiempo no nos deja ir a Picos : - (

    ResponderEliminar

Noticias

Loading...